Carta a mi maltratador

Hace unos días recibimos desde Colombia esta carta que, a solicitud de la autora, es publicada para dar testimonio de una relación de pareja violenta.
– Esta no es una lectura recomendada para menores de edad.

No dormí en toda la noche pensando y pensando en lo que me pasó, usted cree que una disculpa en un mensaje de texto es suficiente?, usted sabe o tiene alguna idea de cómo me siento, de cómo me levanté hoy? Y no estoy hablando de mi cuerpo que por cierto me duele todo (la cabeza terrible, las piernas, los brazos, el cuello, los hombros, tengo dos contusiones en mi cabeza una arriba y otra detrás de la oreja, me duele la cola y tengo un hematoma a causa de las dos patadas), pero esos dolores pasan, hablo del dolor que siento en mi alma usted se lo alcanza a imaginar, alguien alguna vez le ha hecho esto y usted al otro día siente que no se quiere levantar? Lo sabe?, a usted no le importo y nunca le he importado quisiera que me mirara a la cara y así como tuvo la valentía y la fuerza para hacerme lo que me hizo debería tener la valentía y la fuerza para mirarme y darme una disculpa de verdad, no escondido tras un celular, así como me pego y me arrancó el cabello mirándome a la cara y diciéndome que lo tengo mamado y que soy lo peor una hijueputa, gonorrea, malparida y que se debe pedir perdón usted mismo por aguantarme tanto tiempo y que me merezco más de lo que me hizo, así mismo y con ese mismo ímpetu debería mirarme y pedirme perdón.

Tengo tanta rabia con usted y conmigo, conmigo por que jamás debí haberle permitido que me tocara, jamás, jamás debí haberle permitido que me insultara como lo ha hecho, en mi cabeza tengo grabada la primera vez que me insultó y lo primero que me dijo fue “estúpida” y ha avanzado mucho hasta ahora que me dice “gonorrea hijueputa” y con usted siento rabia porque le falta tanto para ser un hombre de verdad, solo un bruto se queda sin argumentos para hablar, lo cachetee sí, porque no me aguantaba sus malas palabras hacia mí, sus ofensas absurdas, sin razón, sin fundamento, no me aguantaba su drama, su locura salida de todo, su inmenso egoísmo al pensar que todo el mundo le hace cosas malas, su inmensa debilidad e inseguridad por no saber afrontar los problemas con calma sino a las patadas, su falta de acción y si su reacción desmedida con todo, tengo una rabia enorme y una tristeza profunda y lo veo tan cobarde, tan pobre, porque un hombre que realmente piensa, nunca se le acaban los argumentos y debe poder hacerse entender de otra forma que no sea a los golpes.

Se siente feliz por haberme hecho entender que cuando dice esfúmese es que me vaya o si no me atengo a las consecuencias? Que se siente de hacerle sentir a la hijueputa, gonorrea, malparida de su mujer su poder y su fuerza y que sepa de una vez por todas lo que es capaz de hacer un hombre como usted?, pues yo le voy a contar como me siento, me siento tan poca cosa, tan miserable porque con lo que usted me hizo me mato el alma, me mató el resto de mis buenos sentimientos, hoy siento que amar a alguien no sirve para nada, que amarlo como lo amo solo me trajo problemas y desaires, que demostrarle mi cariño, mi intensidad, mi preocupación y mi amor no sirve para nada, que es mejor ser una interesada, sacar provecho de las situaciones y coger de marrano al que se deje, mi alma y mis valores son lo mejor que tenía y usted acabo con ellos, es cierto lo que dicen que son más los buenos pero los malos hacen cosas tan horribles que jamás se olvidan.

Habíamos hablado de esto y usted sabe mi opinión de los hombres que son capaces de hacer estas cosas, ustedes tienen más fuerza, en mi caso usted es más alto, ejerció todo su poder y toda su rabia contra mí y eso lo hace fuerte y a mí débil, ayer me quería morir, hoy también, pero le sumo que estoy deprimida, adolorida físicamente, preocupada y con todas las ganas del mundo de ir y denunciarlo por abusivo, por miserable, porque usted no tiene derecho sobre nadie ni sobre nada, porque un hombre que hace lo que usted me hizo es basura y no se merece nada, no se merece mi amor, no se merece que lo cuide, que lo mime, que lo bese, que lo abrace, que lo entienda, que le desee buenas cosas, que le ayude, que lo comprenda, no se merece nada mío, como usted me dijo ayer soy muy vanidosa, necesito demasiada atención y quiero contarle que sí, que en mi casa fuimos 4 hijos y para todos hubo amor, mucho amor, tiempo y buenos tratos, en toda la pobreza que vivíamos y la escasez de todo y sin embargo nos enseñaron a respetar al otro a querer al otro a valorar al otro y por sobre todo a ayudar al otro, nos enseñaron que las demás personas por el sólo hecho de existir merecen respeto, que todo se soluciona hablando y pidiendo ayuda, que jamás la violencia es un camino o una opción en la vida, y si por eso usted como ofensa me dice que vivo en un mundo perfecto? Sí, vivo en un mundo perfecto, por eso debe darle gracias a Dios que me puso en su camino para que se dé cuenta que hay y existen otras formas de vida no sé si peor o mejor que la suya pero diferente, por lo menos con la total certeza que jamás arreglaré las cosas a las patadas ni con violencia. Pero desafortunadamente con usted también he aprendido que existe otra forma de arreglar las cosas y es con los insultos, las groserías, los golpes y lo peor es que esta forma de vivir da buenos resultados, las personas lo respetan a uno o le tienen miedo que para el caso es lo mismo, nadie se mete con uno, todo sale bien.

Quiero odiarlo, desearle las peores cosas del mundo pero no puedo, gracias a Dios mi amor es más fuerte que eso, solo espero que algún día sea capaz de ponerme la cara y pedirme disculpas de corazón, no para que se me quite la rabia o para resucitar mi alma, no, sino para ver que aún le corre sangre por las venas y se avergüenza de hacer este tipo de cosas, jamás lo creí capaz, siempre pensé que lo que decían de usted era mentira y me duele comprobar que la equivocada era yo, esto será un secreto que me guardaré hasta la tumba que espero que sea pronto, no quiero vivir, quiero morirme porque sin alma no vale la pena nada y la mía está vulnerada y ya muerta.

Usted dirá que es cuestión de ego la actitud mía y que por lo tanto cualquier intento de salvaguardarme o protegerme no es otra cosa que egocentrismo amañado. Nada más erróneo, la defensa de mi identidad personal es un proceso natural y saludable. Detrás del ego que usted dice tengo, que atrapa, estoy yo que vive y ama, pero también esto yo pordebajeada, aporreada, y yo que exijo respeto, yo que no quiero doblegarme, el yo humano, el yo personal y libre, el yo digno. Una cosa es el egoísmo moral y el engreimiento insoportable del que se las sabe todas, y otra muy distinta, la autoafirmación y el fortalecimiento de mí misma, hoy también me di cuenta de lo fuerte que soy, física y moralmente.

¿Por qué me cuesta tanto ser consecuente con lo que pienso y siento? ¿Por qué en ocasiones, a sabiendas de que estoy infringiendo mis preceptos éticos y mis valores al estar con usted, me quedo quieta y dejo que se aproveche de mí o me falte al respeto? ¿Por qué sigo soportando sus agravios, por qué digo lo que no quiero decir y hago lo que no quiero hacer, por qué me callo cuando debo hablar, por qué me siento culpable cuando hago valer mis derechos? Respóndame porque para mí se hizo imposible tan siquiera pensar.

¡Si una espina me hiere, me aparto de la espina,
…pero no la aborrezco! Cuando la mezquindad
envidiosa en mí clava los dardos de su inquina,
esquívase en silencio mi planta, y se encamina,
hacia el más puro ambiente de amor y caridad.
¿Rencores? ¡De qué sirven! ¡Qué logran los rencores!
Ni restañan heridas, ni corrigen el mal.
Mi rosal tiene apenas tiempo para dar flores,
y no prodiga savias en pinchos punzadores:
si pasa mi enemigo cerca de mi rosal,
se llevará las rosas de más sutil esencia;
y si notare en ellas algún rojo vivaz,
¡será el de aquella sangre que su malevolencia
de ayer, vertió, al herirme con encono y violencia,
y que el rosal devuelve, trocada en flor de paz!
Amado Nervo – 1915

Pdta. Sigo sin entender que es lo malo que le he hecho, porque me ha tratado así, porque me hizo todo esto, porque, no me lo merezco ni hoy ni nunca, pero le agradezco porque fue la única forma de darme cuenta de que con usted nada vale la pena, que necesita ayuda y yo necesito vivir.

Enero 16 de 2012

Foto de paul-simpson.org, vía Flickr

One Comment

  1. Buen día, xq será que es tan difícil olvidar el pasado y dejar atrás todo lo que esto implica: Como se hace para no sentir el corazón tan chiquito inpacaz d querer d sentir imposible perdonar el dolor del pasado… como se hace para curar el corazón tan tan herido x culpa del pasado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *