Perls, Hefferline y Godman: Gestalt Therapy. Excitement and Growth in the Human Personality (1951)

Tanto en la entrevista con Laura Perls que acabamos de citar, como en otros muchos textos gestálticos, hay numerosas referencias al proceso de escritura del libro Gestalt Therapy…, que ya se ha dado en calificar como la obra fundacional de la Terapia Gestalt.

Como autores figuran tres personas, pero ya vimos que Laura Perls se consideraba también colaboradora de las ideas de su marido que, luego, dieron lugar a Paul Godman para que redactase la parte teórica, mientras que R.Hefferline se dedicara, en cambio, a la parte que podríamos llamar práctica. Sea como fuere en este complejo entramado de influencias y colaboraciones, no parece descabellado crer que ideas de otros amigos que hablaban con "los autores" también hayan encontrado un lugar en esas paginas.

Pero lo cierto es que siempre se ha considerado -y cada vez más- a Paul Godman como el autor de la redacción final a la que llegó después de una cuidadosa y lúcida elaboración personal de todas las ideas recibidas.

El biógrafo de Godman, Taylor Stoehr, ha escrito páginas muy llenas de interés para demostrar lo anterior, mientras que Fritz Perls, en sus años californianos, de Esalen y, luego, de Canadá, se atribuye siempre la autoría única de Gestalt Therapy. En su autobiografía, Dentro y fuera del tarro de la basura, cuando habla de esta obra siempre lo hace con la expresión "mi libro"… de la misma manera que en el Prefacio que escribió en 1969, para una nueva edición de Gestalt Therapy…,afirma: "La Terapia Gestalt alcanza ahora su madurez, a pesar de que yo haya escrito el manuscrito originario hace cerca de veinte años…" 105.

Y es cierto que muchas de las ideas que él había desarrollado en Yo, hambre y agresión y en otros trabajos (sobre todo en los anteriores a 1951) aparecen también, mejor sistematizadas y más profundizadas, en Gestalt Therapy. Sin embargo, el tema de los opuestos o de las polaridades humanas no lo encontramos tan explícito, por lo menos en la Parte Primera, mientras que sí está presente el concepto de "integración creativa" desde la misma Introducción106.

Pero en cuanto llegamos a la Parte Tercera, precisamente a la dedicada a la "Teoría del Self", ya es más frecuente la aparición de las palabras "polar", "polos", "polaridad" y todas las que hemos visto relacionadas con ellas. Citaré algunos párrafos:

"El campo en su conjunto tiende a completarse, tiende a alcanzar el equilibrio, el más sencillo posible, para ese nivel de campo. Pero puesto que las condiciones cambian siempre, el equilibrio parcial alcanzado siempre es nuevo; se debe crecer hasta ahí. Un organismo sólo se conserva creciendo. Hay una polaridad entre la autoconservación y el crecimiento ya que solamente el que se conserva a sí mismo puede crecer por medio de la asimilación, y solamente el que asimila continuamente la novedad puede conservarse a sí mismo y no degenerar. Así los materiales y la energía del crecimiento son: el intento conservador del organismo para permanecer como está, el ambiente nuevo, la destrucción de los anteriores equilibrios parciales y la asimilación de la novedad".107

En la página siguiente a este párrafo, aparece insistentemente la palabra integración y diversas formas verbales del verbo integrar, indicando claramente que la integración a que conduce esa polaridad es un "ajuste creativo" tendente a completar la situación inconclusa, o a alcanzar plenamente las propiedad del Self. Por ejemplo: la espontaneidad. Y aquí vuelven a aparecer palabras que conocemos: "Los extremos de la espontaneidad son, por una parte, la intencionalidad y, por la otra, la relajación" (p.183). Y añade un poco más adelante:

"En fin, mientras está comprometido espontáneamente en un interés presente y lo acepta a medida que se va desarrollando, el self no es consciente de sí mismo en sentido abstracto, sino que es consciente de sí mismo en cuanto que entra en contacto con alguna cosa. Hay una polaridad entre su "Yo" y un "Tú" o un "Ello". El Ello es el sentido de los materiales, de las pulsiones y del fondo; el Tú es la dirección del interés; el Yo es dar un paso y realizar identificaciones y alienaciones progresivas"108.

En el capítulo 12, dedicado al "Ajuste creativo. I. Contacto previo e instauración del contacto", encontramos ya la palabra polar mucho más estrechamente relacionada con la teoría del Self:

" En buena parte, sin embargo, podemos considerar la creatividad del Self y el ajuste del organismo/entorno como polares: una no puede existir sin el otro. Dada la novedad y la variedad ilimitadas del entorno, ningún ajuste sería posible sólo por medio de la autorregulación conservadora hereditaria; el contacto debe ser una transformación creativa"109.

Cuando analizan los mecanismos de adaptación o de defensa (al contacto), lo hacen también viéndolas como interrupciones de la creatividad, la que lleva al ajuste creativo y a la integración. Por ello puede ser un trabajo interesante meditar sobre ese último capítulo de la parte teórica de Gestalt therapy tratando de ver cómo, en las interrupciones del contacto, se dan también las polaridades.

Es evidente, por supuesto, la polaridad entre egotismo y confluencia, o ver también cómo toda consciencia de necesidad de integración se pierde en la confluencia neurótica, precisamente por la pérdida del awareness o consciencia inmediata que es, en definitiva, lo que permite ir al encuentro de algo nuevo o desconocido o, en el caso de las polaridades, de algo nuestro negado hasta el momento.

En la introyección "se inhibe el deseo mismo y, por tanto, el entorno odioso llega a ser al mismo tiempo anulado y aceptado, engulléndolo por completo y borrándolo" (p. 257). Y esa parte "borrada" es, tantas veces, uno de los polos de nuestra personalidad a la que un introyecto ha calificado negativamente.

En la retroflexión es precisamente la polaridad entre los sentimientos la que lleva al individuo a "tener miedo de herir (destruir) o de ser herido y necesariamente quedará frustrado; entonces las energías comprometidas [en la emoción] se vuelven contra los únicos objetos carentes de peligro y disponibles en el campo, es decir , la propia personalidad y el propio cuerpo" (p. 261).

Y en la proyección está claro que quien la vive de forma neurótica "no logra identificar su sensación libre [ que considera negativa] como algo propio y la define atribuyéndola a algún otro" (p.259), mientras que "la proyección `en el vacio´es el inicio de la creatividad gratuita" (p.258), porque puede proceder de la intuición o llevarnos a ella y así captar mejor lo que todavía conocemos mal o de forma incompleta. Si, como decía Perls, los "vacíos" de la personalidad son las polaridades, nuestra intuición podría llevarnos a trabajar con algo que sentimos como un "hueco" de nuestro ser completo mediante una proyección bien elaborada.

Esto ha sido sólo un pequeño repaso a algunos de los párrafos de Gestalt Therapy que ofrecen interpretaciones valiosas para el tema de las polaridades. Pero es un tema excesivamente amplio y complejo, por lo cual lo dejo en este punto, no sin antes volver a llamar la atención sobre esta obra que sistematizó cuanto había dicho Perls, lo que había intuido juntamente con Laura y, de esta forma, fue un libro que amplió el ámbito de reflexión teórica, abriendo perspectivas de trabajo que seguirán enseguida otros terapeutas gestálticos.

Índice de contenidos:

  1. Las polaridades en la Terapia Gestalt
  2. Introducción. Etimología y delimitación de un campo semántico
  3. Planteamientos previos sobre las Polaridades
  4. Las polaridades en la Literatura
  5. Las polaridades en el Psicoanálisis
  6. Las polaridades en el Existencialismo
  7. Conclusión
  8. Las Polaridades en los escritos teóricos de la Terapia Gestalt
  9. Escritos de Perls posteriores a 1951
  10. ¿Escribió Laura Perls sobre las Polaridades?
  11. Perls, Hefferline y Godman: Gestalt Therapy. Excitement and Growth in the Human Personality (1951)
  12. Las polaridades según otros teóricos y terapeutas gestálticos
  13. Conclusión
  14. Cómo trabajar con las Polaridades en Terapia Gestalt
  15. Métodos de trabajo con Polaridades a partir de escritos de Terapeutas Gestálticos
  16. Conclusión
  17. Bibliografía
  18. Notas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *