¿Qué es la psicología humanista y la terapia humanista?

¿Qué es la psicología humanista y la terapia humanista?

Los terapeutas humanistas deben su nombre a la psicología humanista, que nace en la primera mitad del siglo XX con las aportaciones de reconocidos psicoterapeutas entre los que destaca especialmente el trabajo de Abraham Maslow y Carl R. Rogers. Este último aporta a esta forma de terapia su Enfoque centrado en la persona.

Actitudes básicas del terapeuta humanista:

  1. Congruencia (autenticidad): Es la base de la terapia centrada en el cliente y una clave para el crecimiento integral a partir de la terapia humanista. Al aprender a ser congruentes, pacientes y terapeutas están más en contacto con lo que sienten y piensan y ello se convierte en una poderosa herramienta para responder a diversas situaciones de vida.
  2. Empatía: Al ser auténtico, los terapeutas humanistas están en posibilidad de acompañar genuinamente las vivencias de cada paciente y entender el significado que éste les da. Es sentir enojo, tristeza, soledad, etc., del paciente como si fuese propia, pero “sin nunca perder la cualidad del como si”. También es muy importante saber comunicarle claramente al paciente que está siendo entendido para que se sepa acompañado.
  3. Aceptación positiva incondicional: En un mundo lleno de prejuicios, el espacio de terapia toma gran importancia cuando se logra limpiar de “aceptación condicionada” y de reprobación hacia las actitudes o la persona del paciente. La aceptación positiva incondicional abre la puerta para que el paciente explore libremente su mundo interno, pues entendemos que el paciente está haciendo lo mejor que puede con las herramientas que tiene actualmente.

¿La psicología humanista hace diferentes a los terapeutas humanistas de otros terapeutas?

Aunque existen numerosas diferencias, me parece importante resaltar su actitud de aceptación frente a los actos de cada paciente, pues parten de la idea de que cada persona ha hecho lo mejor que ha podido con los recursos que tiene a su disposición.

En este sentido, no es una terapia donde se juzga ni se critica, sino una donde se reconocen los logros de cada persona y donde se buscan formas de mejorar gradualmente otras áreas menos desarrolladas.

Esto no significa que se aprende a vivir con limitaciones, sino que la aceptación es el primer paso de un proceso más amplio y profundo.

Los terapeutas humanistas son especialmente buenos para acompañar a personas que No han tenido un fundamento sólido para confiar en sí mismas.

Herramientas de la terapia humanista:

  • Atención física: La atención que se presta al paciente ha de ser claramente percibida por el, y una de las maneras más claras de hacerlo es a través de la postura corporal, de la mirada y de las respuestas no verbales que el terapeuta hagan a lo largo de la sesión.
  • Atención psicológica: Es aquella habilidad que se va desarrollando con el tiempo, en la que el terapeuta puede discernir los puntos importantes dentro de la sesión y usarlos para acompañar mejor a su paciente.
  • Atención no verbal: Es observar los movimientos, cambios de voz, gestos, etcétera que el paciente realiza sin darse cuenta, pues en ellos hay información importante que puede ser aprovechada dentro de las sesiones.
  • Concretización: Ayuda importante para ir de lo vago a lo concreto, de lo general a lo particular en muchos de los temas tocados por el paciente y que le pueden ayudar a clarificar su situación.
  • Reflejo simple: Partiendo de la base de que el paciente ya hace lo mejor que puede y que dentro de él están los recursos para alcanzar lo que desea, este tipo de reflejo permite enfatizar algunas frases o palabras dichas por el paciente, pero de las cuales puede no haber tomado conciencia. Reflejar ayuda a enfatizar o a hacer más prominente lo que se dice, además de ser una excelente manera para dejarle claro al paciente que no está sol@.
  • Reflejo de sentimientos: Las palabras del paciente comunican mucho más que sólo ideas. También hay en ellas sentimientos y emociones implícitos que, al ser tomados por los terapeutas humanistas y reflejados oportunamente, ayudan al paciente a profundizar en su experiencia interior.
  • Reflejo no verbal: Las vivencias del paciente también pueden ser expresadas con un ademán, un gesto o incluso el movimiento de todo el cuerpo. Al hacerle patente estos actos al paciente, desde una perspectiva fenomenológica, él mismo podrá completar piezas de información respecto a lo que está sucediendo en ese momento.
  • Comunicación de la comprensión empática: Podríamos decir que es la otra cara de la moneda de la empatía. Una vez que logramos vivir el mundo interno del paciente como si fuera el mundo del terapeuta, es esencial comunicárselo, pues la empatía como herramienta terapéutica sólo es útil al paciente cuando éste se vive claramente entendido, acompañado.

Objetivos de la terapia humanista:

Cabe destacar que uno de los principales objetivos de la terapia humanista es que las personas que la toman se vuelvan cada vez más confiadas de sus propias decisiones y al mismo tiempo encuentran mejores herramientas para enfrentar los momentos en que se equivoquen o la vida les traiga retos inesperados.

Psicología humanista en la práctica: la terapia humanista

Uno de los consejos más antiguos de la humanidad nos dice “conócete a ti mismo” y a veces pareciera que es una frase vacía, pues convivimos con nosotr@s cada minuto de la vida… entonces ¿cómo es que nos dicen que todavía tenemos que conocernos?

Hay muchas formas de crecimiento personal, y cada quien encontrará la más adecuada a su forma de ser y a sus objetivos, y dentro de ello la terapia es una manera que cada vez es aceptada más abiertamente en México y en el mundo entero.

Sin embargo, todavía existen muchos estereotipos y prejuicios contra las personas que piensan en tomar terapia como una forma de conocerse y enfrentar así sus problemas de una mejor manera.

La terapia humanista no es para “locos”

Al contrario de las creencias populares, la terapia humanista le sirve más a las personas que tienen mayor salud mental, porque tienen un mejor lugar para realizar más cambios positivos en su vida, dirigiéndola hacia donde lo deseen, pero con mayor claridad.

Por otro lado, es importante reconocer que todos los seres humanos (sí… toood@s) tenemos momentos donde sentimos miedo, alegría, coraje, tristeza, angustia, enojo y muchas otras emociones, y es importante saber cómo manejarlas de la mejor manera posible, pues simplemente volteando a nuestro entorno veremos que la inmensa mayoría de personas no nacemos sabiendo cómo hacerlo, pero la terapia puede ser una gran herramienta de autodescubrimiento en este sentido.

La terapia humanista no es una “barita mágica”

Es cierto que los problemas emocionales nos duelen… y mucho.

Cuando estamos en medio de un problema que nos hiere o que lastima a nuestros seres queridos, deseamos salir de ahí lo más pronto posible… a cualquier costo. Sin embargo, la enorme mayoría de problemas que se gestaron con los años, no tendrán una solución inmediata, o por lo menos no una que sea real.

Más frecuentemente, los problemas que hoy nos hacen sufrir, deberán irse desenredando poco a poco para que la solución sea duradera y respetuosa de cada una de las personas involucradas. En este sentido la terapia humanista ofrece un camino seguro pero no uno rápido.

Buscar una respuesta rápida es algo común, pero no es realista. Si en verdad deseas atacar un problema de raíz, No lo vas a hacer en cuatro semanas, pero es totalmente posible hacerlo con paciencia.

En mi experiencia y en la muchas personas que han llevado un proceso de crecimiento personal serio, los cambios reales se ven a lo largo del tiempo, y sólo si la persona se compromete en ir más allá de sus limitaciones y miedos actuales, pero siempre con la compañía y apoyo del terapeuta.

En todo México, y especialmente en la Ciudad de México, la terapia humanista cada vez ha sido más reconocida como una forma seria y profunda de terapia que ayuda a recuperar la autoestima y enfrentar situaciones emocionales dolorosas, pero de una manera suave y respetuosa.

Así, la relación terapéutica desde el enfoque centrado en la persona es el fundamento que posibilita que el paciente aproveche sus propios recursos para hacer frente a su situación actual.

Mi forma de trabajo

Para saber si un terapeuta es adecuado para acompañarte en tu trabajo personal, es muy importante que te sientas en confianza con esa persona. Para ello puedes recurrir a tu intuición, a cómo te sientes personalmente al platicar con el o ella, puedes preguntar de su experiencia y estudios, etc.

Aquí lo importante es que no te conformes con alguien que no te satisface. El manejo de tus emociones es muy importante como para que lo tomes a la ligera. Busca a quien te pueda ayudar realmente y luego comprométete con tu proceso de crecimiento personal.

Basándome en mi propia experiencia, ofrezco un trabajo de terapia serio y comprometido, pero al mismo tiempo amable, respetuoso y con trato humano, pues he visto que puede cambiar la vida de muchas personas de una manera profunda.

No trabajo con personas que buscan soluciones rápidas. Trabajo con quienes entienden la importancia de su crecimiento personal y están dispuest@s a poner el esfuerzo necesario para lograrlo.

Ubicación

Ofrezco las sesiones de terapia humanista en la Colonia Condesa, de la Ciudad de México. La cita dura una hora y el consultorio tiene una atmósfera apropiada para el trabajo con emociones.

7 Comments

  1. Soy una persona soltera, mujer de 64 años y con muy buena salud, gracias a Dios. Y su artículo es exactamente lo que buscaba, saber el porqué de mis crisis de pánico que me despiertan varias veces durante la madrugada.

    Después de perder a mi madre y hermano recienteme y casi al mismo tiempo, no nada más fué el dolor sino todos los problemas de la herencia que se han sucitado con mis otras y únicas dos hermanas que en lugar de estar en comunicación y en armonía las tres siendo yo la mayor, no hay relación ni comunicación entre nosotras. Una de ellas pelea la herencia o entre ellas dos.

    A mi me ha afectado mucho su indiferencia hoy y siempre, desde que eran niñas la situación ha sido igual y ahora más, no aceptan tener una charla y aclarar cosas. Lo único a mi favor es que vivo en otra ciudad y muy lejos de ellas aunque la distancia en realidad no soluciona el problema.

    Espero que ya pronto se finalice lo de la herencia que estoy segura que es parte de mis pesadillas que me despiertan constantemente de madrugada con síntomas de pánico. Fui a dar a emergencias de un hospital con mi corazón aceleradísimo y la presión muy alta, me hicieron análisis de sangre, me dieron ATIVAN 1 mg. y me dejaron ir con diagnóstico de ANSIEDAD y DEPRESIÓN. No quise surtir la receta de la misma porqué que se puedo salir de esto sin necesidad de drogas.

    1. Hola Irene,

      Sin duda que cuando mueren nuestros seres queridos el dolor y la confusión hacen que nuestras acciones y decisiones no sean las mejores, y en tu caso se manifiesta como ataques de pánico como comentas.

      En ese sentido, una sugerencia sería que hables con tus seres queridos (si no lo has hecho antes) y compartas tus sentimientos con ellos, pues la conexión significativa con quienes queremos es siempre de enorme ayuda. Se vale admitir que tienes miedo, o te lastima lo que hacen otras personas; pero sobre todo es importante que puedas decir lo mucho que quieres y valoras a esas personas, y muy posiblemente escuchar lo mismo de ell@s.

      Otra cosa importante es que hagas ejercicio y tengas actividades que sean de tu interés, de manera que puedas distraerte y disfrutar de las cosas positivas que seguro también hay en tu vida. Recibe un cordial saludo!

  2. Hola, quisiera preguntar qué tipo de terapia y terapeuta serian adecuados para tratar la baja autoestima en una adolescente de 15 años. Gracias anticipadas por su atención

  3. Buenos días. Yo últimamente me estreso, de la nada me da ansiedad. Me levanto muy bien, activa y a la media hora empiezan los nervios, dolor de cabeza, me empieza a picar la nuca siento mi cara así como si me diera picazón como intoxicación. A qué se debe esto? Así de la nada me vienen estos malestares y esos malestares me tienen así durante todo el día sin poder estar tranquila… Ayuda por favor. Soy de Perú.

    1. Hola Liliana,

      Lo primero que te sugerimos es acudir a un médico para que te asegures de que todo está bien en temas de salud. Si esto es así, lo mejor es que acudas a terapia psicológica, pues muy posiblemente lo que pasa es que tu cuerpo está reaccionando a situaciones emocionales que hay en tu vida actualmente o que sean de tu pasado, pero que no hayas podido resolver.

      Te deseamos que pronto te recuperes. Saludos

  4. Hola Francisco:
    Muy interesante este articulo donde nos explicas que es la terapia humanista. Me gustaría contactar un Psicologo humanista con tu mismo enfoque en Toluca. ¿Tienes algún contacto? ¿Me podrías proporcionar un teléfono donde pueda contactarte? Es urgente.

  5. Hola.
    Quisera inicar un proceso terapeutico pues han habido circunstanciasque se han salido de control, sin embargo desconozco cuál sea la mejor ruta a seguir, qué especialistas podrian ayudarme con esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *