Puer-Aeternus

·

Te has preguntado ¿por qué a mis 30 años, sigo viviendo con mamá y papá?

Vivir con tus padres después de los treinta, puede resultar ser algo cómodo, acogedor tranquilo, sin preocupaciones, no obstante, no solamente puede tratarse de querer mantener una estabilidad financiera o un estado de satisfacción generalizado, sino que pueden existir factores psicológicos y familiares que han obstaculizado tu independencia y autonomía. ¿Crees que ya es momento de partir de casa?

A lo largo de la vida, la composición de una familia va cambiando, así como las relaciones interpersonales que en ella se establecen. Este núcleo familiar pasa por diferentes etapas de cambios y transiciones, sin embargo, cuando el ciclo se interrumpe pueden existen dificultades para satisfacer las tareas específicas de cada etapa, pues se producen situaciones que alteran la homeostasis familiar y si no son solucionadas adecuadamente se ocasionan posibles consecuencias como desequilibrios en el sistema.

“La familia es un sistema sociocultural abierto a un proceso de transformación, que atraviesa numerosas etapas que demandan una reestructuración, con la tarea de fomentar un crecimiento psicosocial de cada uno de sus miembros”. (Salvador Minuchin, 2003).

Desde esta perspectiva la familia concibe el crecimiento de sus miembros a través de la independencia, para que de esta forma los hijos puedan emprender su propio camino.

El trabajo de los padres es de suma importancia en este proceso, ya que son éstos los responsables de acompañar y brindar los recursos necesarios para la independencia y autonomía de los hijos.

En el año de 1983 el psicólogo Dan Kiley, observó que algunos de sus pacientes negaban aceptar las responsabilidades de la edad adulta, y al parecer, su estado psíquico y su comportamiento se encontraban estancados en la adolescencia, no alcanzaban la madurez psicológica, además de tener pocos recursos para afrontar las adversidades de la vida.

Al percatarse de los comportamientos emitidos por sus consultantes, Kiley descubrió algunas características frecuentes en determinadas conductas como: rasgos narcisistas, manipuladores, arrogantes, cautivadores, falta de empatía, miedo al fracaso personal y constantemente un estado de inseguridad.
El denominado “Síndrome de Peter Pan” se caracteriza por mostrar una gran inmadurez emocional en la edad adulta, con conductas infantiles sintiéndose incapaces para asumir responsabilidades propias. (Dan Kiley, 1983).

En muchas ocasiones escuchamos que, al partir un miembro del núcleo familiar, los padres pueden percibir como un abandono, o con algunas de las siguientes frases “Eres un malagradecido” “Así nos pagas” “No entiendo porque te vas, si aquí no te hace falta nada” “Ya volverás con las manos vacías” “De mí te vas a acordar” etc, creando un sentimiento de culpa por dejar la familia. Así podemos determinar que algunos padres no tienen la suficiente madurez para dejar volar a sus hijos, de lo contrario solo estancan los proyectos y metas del hijo(a).

¿Te has identificado con este discurso?

n diversas ocasiones a nuestros padres les gustaría tenernos consigo por un tiempo indefinido, y es por ello que de manera inconsciente buscan la manera de obstaculizar nuestra independencia, y es ahí donde nosotros de manera consciente debemos de reflexionar si el estar con nuestros padres después de la edad adulta podría tratarse de solo una mala racha, y descartar el síndrome “Puer-Aeternus” para después de un tiempo corto comenzar nuestra autodependencia, esto a su vez trae consigo beneficios, tales como ayudarnos a crecer como persona una de las experiencias que más desarrollo personal aporta, ya que cada persona es dueño de su vida y eso a la vez que supone autonomía, también exige responsabilidades de las que aprenderás poco a poco al hacerte cargo de ellas. Estas son algunas de las ventajas que tiene independizarse de los padres y vivir por tu cuenta.

Es por ello por lo que nos gustaría sugerir que si has intentado en periódicas ocasiones emprender tu vuelo y falla el intento busques ayuda profesional, con el fin que identifiques el origen y la causa de tu resistencia al cambio y aprendas las ventajas de la etapa adulta, realiza un plan de futuro con metas a mediano y largo plazo, fortalece tu autoestima, mejora tu empatía, gestiona tus emociones y tus pensamientos relacionados con la responsabilidad.
Así que, ¿Qué esperas para emprender tu propia aventura?

“No dejes nunca de soñar.
Solo quien sueña aprende a volar “
Peter Pan

Bibliografía

  • Carl Jung and the Psychology of the Man-Child. (2019, 5 junio). [Vídeo]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=AIKgRtmbIkM
  • Dormida, L. M. (2 de marzo de 2020). EL COMPLEJO DE PERSÉFONE (PROSERPINA). Blogger. http://viajesatravesdelpendulo.blogspot.com.lamentedormida.com/2020/03/el-complejo-de-persefone-proserpina.html
  • Chinchilla Jiménez, R. (2015). Trabajo con una familia, un aporte desde la orientación familiar / Work with a family, contribute from the family guidance. Actualidades Investigativas en Educación, 15(1). https://doi.org/10.15517/aie.v15i1.17631
  • Suarez, J. D. (2019, 1 mayo). El Síndrome de Peter Pan: los adultos que no desean crecer. Rincón de la Psicología. https://rinconpsicologia. com/el-sindrome-de-peter-pan-los-adultos/
  • Humana, P. M. C. Á. (2019, 3 diciembre). Síndrome de Peter Pan. ¿Qué es, cómo nos afecta? | Área Humana. Psicólogos Madrid | Centro Área Humana. https://www.areahumana. es/sindrome-de-peter-pan/
  • B, J. (1999, 19 octubre). Jorge Barraca – Psicólogo Clínico Madrid. Jorge Barraca. http://jorgebarraca.com/

Datos para citar este artículo

Mónica Arroyo Limón, Gabriela Yadira Chávez Nuñez, Jesús Francisco Duarte González. (2021). Puer-Aeternus. Recuperado de Irradia Terapia México. https://psicologos.mx/puer-aeternus.php

Deja un comentario

Servicios y ubicaciones